fbpx
Búsqueda avanzada

Comparar anuncios

RESIDENCIA EN LA REPÚBLICA DOMINICANA SEGÚN LA NUEVA NORMATIVA DE INMIGRACIÓN

"Alerta: nueva normativa de residencia e inmigración en vigor a partir del 1 de junio de 2012"

A partir del 1 de junio de 2012, el estatus de residencia en la República Dominicana se rige por la Ley de Inmigración No. 285-04 y el Reglamento de Inmigración No. 631-11. La ley prohíbe a los extranjeros entrar en la República Dominicana con fines de residencia en los siguientes casos:

1) Enfermedad contagiosa que amenace la salud pública, excepto, bajo ciertos requisitos, cuando esté patrocinado por familiares que vivan en la RD.

2) Enfermedad mental o discapacidad física, con algunas excepciones.

3) Condena por un delito (drogas, trata de seres humanos, prostitución, terrorismo y otros delitos graves).

4) Deportación previa sin permiso de reingreso o prohibición de entrada al país. Los extranjeros que buscan residencia en la República Dominicana se dividen en dos categorías: a) los que pueden solicitar inmediatamente la residencia permanente; y b) los que deben solicitar primero la residencia temporal.

Los siguientes solicitantes pueden pedir inmediatamente el estatuto de residente permanente sin tener que obtener previamente el estatuto de residente temporal:

1) Inversores de al menos 200.000 USD en empresas locales (incluidas zonas francas y contratos públicos) o en instrumentos financieros locales.

2) Jubilados con una pensión mensual de al menos 1 500 USD (más 250 USD por persona a cargo).

3) Solicitantes con ingresos mensuales de al menos 2.000 USD durante cinco años o más (rentistas).

4) Solicitantes emparentados con dominicanos o con extranjeros con estatus de residencia permanente en RD (cónyuges e hijos).

El proceso de solicitud es esencialmente el mismo tanto para la residencia temporal como para la permanente, excepto por algunos documentos adicionales requeridos en las solicitudes de residencia permanente. El primer paso es solicitar un visado de residencia en el Consulado dominicano más cercano al domicilio del solicitante. Ya no es posible solicitar la residencia desde el interior de la República Dominicana, como se hacía habitualmente antes. Los requisitos para la solicitud del visado son los siguientes:

1) Fotos del solicitante
2) Pasaporte original válido para una estancia de al menos 60 días en la RD.
3) Documentos que justifiquen la concesión del visado. Por ejemplo, contrato de trabajo con una empresa dominicana.
4) Certificado médico de las autoridades sanitarias del país de domicilio del solicitante.
5) Certificado de antecedentes penales expedido por las autoridades del país de domicilio del solicitante.
6) Fotocopia del DNI del solicitante y, si reside en un tercer país, fotocopia de su tarjeta de residencia en el tercer país.
7) Partida de nacimiento. Si está en un idioma distinto del español, el certificado debe ser traducido por un traductor jurado y legalizado en el Consulado. Tanto el original como la traducción al español deberán presentarse junto con la solicitud.
8) Certificado de matrimonio, si procede. Si está en un idioma extranjero. Se aplican los mismos requisitos que para los certificados de nacimiento.
9) Carta de garantía firmada por un dominicano o un residente permanente de la RD.
10) Documentos que justifiquen la solvencia del solicitante.

Los documentos extranjeros deben ser apostillados o legalizados en el Consulado Dominicano dependiendo de la jurisdicción. Los documentos en un idioma distinto al español deben ser traducidos por el Consulado.

La Ley nº 285-04 establece que los solicitantes de residencia deben obtener un seguro local que cubra los gastos médicos y de repatriación. Sin embargo, este requisito ha sido eximido temporalmente por el Departamento de Inmigración. Las solicitudes de residencia pueden incluir personas a cargo, como el cónyuge y los hijos, siempre que se adjunte la documentación adecuada (certificados de nacimiento, certificado de matrimonio, pasaportes, fotografías, etc.).

Los certificados de antecedentes penales sólo se exigen a los dependientes mayores de edad.

El visado de residencia sólo es válido para una entrada en la República Dominicana durante un periodo inicial de 60 días. El coste de la solicitud es de 90 USD, o 90 € en la zona euro.

Los visados de residencia son aprobados por el Ministerio de Asuntos Exteriores en Santo Domingo. Si se aprueba el visado, el Consulado estampará el visado de residencia en el pasaporte del solicitante. A continuación, el expediente de solicitud se remitirá al Departamento de Inmigración para su tramitación. Es muy aconsejable que los solicitantes conserven una copia del expediente completo de solicitud de visado, incluidas las traducciones y autenticaciones.

Dentro de los 30 días siguientes a su llegada a la República Dominicana, el solicitante deberá presentarse en el Departamento de Inmigración con su pasaporte para firmar los formularios de solicitud, registrar sus huellas dactilares y someterse a las pruebas médicas requeridas.

Se calcula que el tiempo de tramitación de las solicitudes de residencia será como mínimo de entre cuatro y seis meses a partir de la fecha en que el solicitante firme la solicitud en el Departamento de Inmigración.

Una vez aprobada su solicitud como residente, el solicitante recibirá una tarjeta de residencia temporal o permanente y una cédula de identidad. En ambos casos, los residentes deberán estar en posesión de un pasaporte en vigor en todo momento.

La residencia temporal se concede por un año. Las solicitudes de renovación deben presentarse en persona en los treinta días anteriores a la fecha de expiración. Los residentes temporales pueden solicitar la residencia permanente después de 5 años, en un plazo de 45 días antes de la fecha de expiración de su tarjeta de residencia temporal.

Las solicitudes presentadas correctamente en el Departamento de Inmigración antes del 1 de junio de 2012 se tramitarán con arreglo a las antiguas normas, sin que el solicitante tenga que obtener el visado de residencia.

Los residentes permanentes deben renovar su tarjeta de residencia al cabo de un año; las tarjetas posteriores serán renovables cada cuatro años, salvo los jubilados y rentistas, que deben renovarla cada dos años.

Después de diez años, a los residentes permanentes se les expedirá una tarjeta de residencia definitiva, no sujeta a renovación.

No obstante, seguirá siendo necesario pagar una tasa anual de residencia.

Los residentes permanentes pueden solicitar la nacionalidad después de dos años como residentes permanentes.

Los inversores y los cónyuges de nacionales dominicanos pueden presentar su solicitud transcurridos seis meses.

Es ilegal que los no residentes trabajen en la RD. Los empleadores de trabajadores no residentes serán sancionados con multas. Los trabajadores ilegales pueden ser deportados.

Ventajas de obtener la residencia en la República Dominicana

Muchos extranjeros que viven en la República Dominicana cuestionan la utilidad de obtener el estatus de residente dada la laxa aplicación de las leyes de inmigración por parte del gobierno dominicano. De hecho, sin embargo, los extranjeros que han obtenido su residencia gozan de ventajas muy definidas sobre el extranjero ilegal, entre ellas, las siguientes:

* Un residente legal puede trabajar y hacer negocios legalmente en la República Dominicana; un no residente, no.

* Un residente puede traer libre de impuestos sus enseres domésticos, desde electrodomésticos de cocina hasta muebles (artículo 13 de la Ley #146-00). Un no residente debe pagar los derechos aplicables a estos bienes.

* Un no residente no puede demandar a un nacional dominicano o a un residente legal ante un tribunal sin pagar una fianza, normalmente bastante elevada. Los residentes legales están exentos de este requisito.

* En caso de herencia, un beneficiario no residente debe pagar un recargo 50% sobre los impuestos sucesorios aplicables; los residentes no están sujetos a este recargo.

* Para muchos extranjeros interesados en no pagar impuestos en sus países de origen por los ingresos obtenidos fuera de ellos, es un requisito previo obtener la residencia en otro país.

* Un residente puede entrar en la República Dominicana sin tener que comprar una tarjeta de turista; un no residente debe obtener un visado o comprar una tarjeta de turista.

Fuente: Guzmán Ariza, Abogados: www.drlawyer.com